¿Cómo ahorrar dinero para tus hijos?

saving money kids
¿Cómo ahorrar dinero para tus hijos?
Advertisement

Los niños son caros. No es de extrañar si tenemos en cuenta todo lo que hay que comprarles. Piensa en la comida y la bebida, la ropa, el colegio, pero por supuesto también los juguetes y el dinero de bolsillo. Por eso no es mala idea empezar a ahorrar para su hijo desde el momento en que nace. Pero, ¿cómo se aborda esta cuestión? Hay varios métodos. Te damos algunas indicaciones útiles con las que puedes empezar.

Ahorrar desde el nacimiento

En primer lugar, es muy importante ahorrar para su hijo desde el momento del nacimiento. No hace falta que sea mucho, todo ayuda. Supongamos que separas 20 euros por semana para tu hijo, entonces después de un año habrás ahorrado más de 1000 euros. Si haces esto hasta que tengan 18 años, verás que tienen un gran capital inicial para estudiar, viajar o cualquier otra cosa.

Vender cosas viejas

Si no tienes tanto dinero al mes, también puedes optar por vender juguetes viejos o ropa que se te quede pequeña. Sobre todo en los años más jóvenes los niños crecen muy rápido. Tanto física como mentalmente. Los juguetes que eran divertidos hace dos semanas ahora son “para bebés” y la ropa que les regalaron hace un mes ya les queda pequeña de nuevo. Es hora de tirar la toalla y ganar un poco de dinero extra que luego podrás reservar.

Empieza a invertir para tu hijo

Si quieres ganar un poco más de dinero, invertir (a largo plazo) puede ser una muy buena solución. Puedes mantener las inversiones en nombre de tu hijo en un fideicomiso en blanco o en una cuenta designada. Una cuenta designada es para tu hijo, pero está a tu nombre y se trata como tu inversión. Si quieres ahorrar un extra para tu hijo de esta manera, asegúrate de estar en contacto con buenos profesionales, ya que la inversión sigue siendo arriesgada.

En cualquier caso, sea cual sea la forma de ahorrar para tu hijo, asegúrate de que siempre lo haces bien para ti y toma tus decisiones deliberadamente. De este modo, le sacará el máximo partido y podrá estar seguro de que podrá dar a su hijo algo que llevarse a casa cuando cumpla 18 años.