4 consejos de mindfulness para disfrutar más de la vida

mindfulness-enjoy-life
4 consejos de mindfulness para disfrutar más de la vida
Advertisement

En tiempos de incertidumbre no es fácil disfrutar más de la vida. Después de todo, la realidad cotidiana parece estar llena de negatividad y amenazas. Sin embargo, con la ayuda de la atención plena, puedes aprender a disfrutar plenamente de la vida… sin importar lo que ocurra en el mundo que te rodea. Aquí tienes 4 prácticos consejos para darte un impulso saludable hoy mismo.

Date tiempo para preocuparte

Preocuparse es normal, todos lo hacemos. Sin embargo, no es tan saludable preocuparse las 24 horas del día. Porque eso puede provocar un estrés crónico, que es perjudicial para tu bienestar físico y emocional. Es mejor determinar cuándo y cuánto tiempo te preocupas. Para ello, dedícate quince minutos diarios a reflexionar. Saca a relucir todas tus preocupaciones, grandes y pequeñas, y deja que tu cerebro las mastique conscientemente durante un rato. También puedes escribir tus preocupaciones, así le das un lugar fuera de tu pensamiento. Cuando suene el despertador después de 15 minutos, termina conscientemente con tus cavilaciones y ve a hacer algo por ti mismo.

Deja de perseguir la felicidad

Experimentar un sentimiento de felicidad no es algo que se pueda forzar. Además, es enormemente fugaz. ¿Hasta cuándo estás contenta con tu nueva falda o botas? La novedad desaparece rápidamente, por lo que la emoción de la compra también se pierde. Sustituye la ansiosa búsqueda de la felicidad por la búsqueda de la satisfacción. Por muy aburrido que suene el contentamiento, hay felicidad en el contentamiento. No hace falta hacer locuras para estar contento: puedes sentirte intensamente contento cuando te tomas conscientemente una buena taza de café, o te tiras en el sofá con un buen libro, o ves a tus hijos jugar con sus bloques de Lego. Ábrete al contentamiento y verás que te permite disfrutar mucho más de la vida.

Cultivar el aprecio

Cuanto más operas con el piloto automático, más se convierte la vida en una masa gris. Despiértese de las rutinas aburridas con regularidad dando conscientemente reconocimiento a las personas u objetos de su vida. Por ejemplo, escribe una tarjeta dulce a tu buena amiga expresando tu agradecimiento por su amistad, encera tu mesa de madera para mostrar tu agradecimiento, o echa un vistazo a la casa en la que vives para apreciar que tienes un techo sólido sobre tu cabeza. A partir de ahora, busca cada día una persona u objeto al que quieras mostrar tu agradecimiento.

Actúa dentro de tu círculo de influencia

Aunque todos sabemos que no tiene sentido preocuparse por cosas sobre las que no tenemos control, sigue siendo un pasatiempo de nuestras mentes centrarse en problemas de alcance mundial como las enfermedades, el racismo o el cambio climático. Pero este hábito de pensamiento nos hace infelices, porque no podemos afrontar estos problemas por nosotros mismos. Para contrarrestar la sensación de impotencia, puedes acercarte a tu propio mundo. Echa un vistazo a tu casa, tu trabajo o tu vecindario, fíjate en lo que podría mejorarse hoy… y hazlo. Incluso con una pequeña acción, aparentemente insignificante, has hecho tu propio mundo un poco mejor, para ti y para la gente que te rodea. ¡Y eso se siente bien!